Informe de Benjamin Prado, desde Tsukuba

La vida en Japón, MEXT de Pregrado ¡Hola! Mi nombre es Benjamín Prado, actual becario MEXT de pregrado. Llegué a Japón hace ya 2 años, en un principio en Tokio y luego a la ciudad de Tsukuba a una hora de distancia de esta última. Me siento muy afortunado de ser uno de chilenos que han sido becados y quisiera compartir esta experiencia con ustedes, y especialmente con los interesados a postular a este programa.

¿Cómo te imaginas que es estudiar y vivir en Japón? Pensar en Japón, y especialmente Tokio, nos evoca imágenes de tecnología futurista, altos rascacielos, multitudes de gente o modas excéntricas, ¿qué será eso que nos atrae, y estamos dispuestos a viajar tan lejos? tal vez sea lo exótico, la sensación de estar ante algo inmenso, algo especial, un lugar vibrante con una cultura única, un lugar donde siempre se está apuntando hacia el futuro. Por varios años estudie el idioma y la cultura de Japón, imaginándome como sería estar allí. Finalmente en el año 2013, gracias al programa de pregrado, tuve la oportunidad de venir a Japón, y realizar mi carrera completa acá.

 El programa comienza con un curso de Japonés intensivo de un año de duración, para luego entrar, dependiendo de las calificaciones, a una carrera de pregrado de cuatro años tal como lo haría un estudiante universitario japonés. El curso de japonés, en mi caso, se llevó a cabo en la Universidad de Tokio de idiomas extranjeros (TUFS), ubicada en los suburbios de Tokio, en la ciudad de Fuchuu (La otra posibilidad para pregrado es en la universidad de Osaka).


Gente de todo el mundo viene por el programa de pregrado MEXT, y estudiamos juntos codo a codo para perfeccionar el idioma. Todos vivimos en la misma residencia y el ambiente que se genera es único, pues aunque todos venimos de distintos países, compartíamos el mismo sueño, venir a Japón. Sin embargo en TUFS no solo hay estudiantes internacionales. Siendo esta universidad especializada en idiomas extranjeros, los estudiantes japoneses están interesados en aprender de otras culturas y son muy abiertos. Construí lazos muy fuertes con mis amigos de la universidad, y a pesar de que ahora estamos esparcidos por todo Japón, seguimos en contacto.

Habiendo terminado el curso de Japonés, tuve que seleccionar la universidad en la que realizaría la carrera. Elegí la Universidad de Tsukuba, debido a su amplia oferta de cursos, su prestigio y cercanía a Tokio. Esta está ubicada en la ciudad del mismo nombre en la prefectura de Ibaraki. Tsukuba es una ciudad planificada de Japón, fue creada en la década de los 70 por el gobierno japonés para el desarrollo de la ciencia y la tecnología. La universidad de Tsukuba tiene el campus más grande Japón y cerca de 10 mil estudiantes. Es muy famosa en cuanto a investigación, en áreas como física, robótica o ciencias sociales, donde muchos de sus alumnos han hecho importante avances a nivel mundial.


Empezando el pregrado la inmersión es total, siendo todas las clases en japonés y mis compañeros de curso, japoneses. Mi área es Estudios asiáticos, y estudio la economía, política y cultura de Japón, China, Corea entre otros. Puedo confirmar que el curso de japonés entrega la preparación necesaria, ya que no he tenido problemas para entender las clases. En mi carrera solo somos tres extranjeros y siendo parte de un grupo más homogéneo, integrase en Tsukuba no ha resultado tan simple como en TUFS, pero en la universidad existen festivales, actividades y otros eventos donde es fácil hacer amistades.


En cuanto a mi vida en Tsukuba, al moverme aquí, tuve la opción de vivir otra vez en una residencia estudiantil, pero opte por rentar un apartamento dado el bajo precio de los arriendos en la ciudad. Actualmente también estoy trabajando part-time algunos días a la semana. Los trabajos part-time, o baitos, en Japón son exigentes en cuanto a normas, aunque muy bien pagados y flexibles con los horarios de los estudiantes, y acorde con la filosofía laboral japonesa, donde es el deber de la compañía entrenar a sus empleados, rara vez requieren experiencia laboral.


Acostumbrarse a la vida en Japón es peligrosamente fácil, pues existen todo tipo de conveniencias, sumado a un excelente servicio y gente muy respetuosa. A pesar de ser muy densamente pobladas, las ciudades japonesas son muy limpias y ordenadas, además de tener un transporte público Shibuya, Tokyo Festival cultural de Tsukuba funcionando como reloj. Por otro lado, las relaciones humanas son algo más complejas, pues los japoneses tienen una personalidad muy distinta a los latinos y el bagaje cultural en común es poco, hace falta aprenderlo desde cero. Sin embargo, hay muchas personas distintas y por supuesto, muchos japoneses que no tienen nada que ver con el estereotipo. Así por ejemplo los japoneses son amantes del karaoke y los nomikai, juntas donde se toma sake o cerveza sentado en un tatami. 

Para concluir, solo puedo decir que haber venido a estudiar a Japón ha sido una experiencia de otro mundo y me ha cambiado para siempre. Japón ha superado todas mis expectativas y cada día que pasa me apego más este lugar al que ya puedo llamar mi segundo hogar. Con la creciente importancia de Asia en el mundo, estudiar aquí se vuelve una oportunidad que no se puede dejar pasar. Mi mensaje para los postulantes es que si sueñan con venir y estudiar en Japón, motívense y postulen con todo, porque realizar su sueño es posible!


¡Los espero en Japón!


Benjamín

Escribir comentario

Comentarios: 0