Charla en USACH

Cuatro exbecarios del Monbukagakusho contaron las experiencias que vivieron durante su primera visita a Japón, el pasado viernes 17 de diciembre en la Facultad de Lingüística y Literatura de la Universidad de Santiago de Chile. 

La charla la abrió Masahide Yamamoto, coordinador cultural de la embajada de Japón en Chile, quien comentó brevemente sobre las distintas variedades de becas que ofrece el Monbukagakusho: beca de pregrado, de posgrado, beca para profesores y para estudiantes de japonés. Punto relevante es la posibilidad de postular en diversas ocasiones (en caso de no ser seleccionado en la primera ocasión).


¿Cómo se accede a la beca?

A continuación, Juan Luis Perelló, miembro del directorio de Monbuchile, quien realizó un Magíster en Ciencias del Lenguaje y la Información en su beca, disertó sobre la necesidad de contar con un proyecto de investigación antes de postular a la beca de posgrado. Este proyecto debe estar orientado a entregar una utilidad en el futuro para Chile y Japón (por ejemplo, en el área de la educación o de la traducción), con un objetivo definido y práctico. También se tocaron temas como la estadía en Japón, el financiamiento y los detalles de la investigación. Los becados generalmente son inscritos en una universidad estatal (aunque en ocasiones también en privadas) y se hospeda en una residencia estudiantil. Todo el costo del viaje y la manutención son financiados por la beca, la cual cuenta con un monto mensual para gastos de estudio. La investigación debe durar entre 1 y 2 años para luego poder postular al magister/posgrado. 

Las becas de hoy

Luis Díaz, presidente de Monbuchile, quien realizó un Magíster en Relaciones Internacionales, se refirió a las oportunidades y guías que existen hoy para informarse sobre Japón y las becas disponibles, una situación que no ocurría en décadas anteriores, cuando él fue becado. “Hoy en día uno se puede anticipar más y se puede consultar”, señaló. También insistió en que el proyecto debe contribuir al país y recalcó que uno nunca deja de aprender.

Beca de Cultura

El estudiante de Licenciatura en Lingüística Aplicada a la Traducción con mención en inglés-japonés, Joel San Martín, contó su experiencia y las diferencias entre la Beca de Cultura que él recibió y las de los demás expositores. Entre ellas destacan la ausencia de un proyecto de investigación, una estadía de 11 meses en el país nipón y la inscripción en una universidad donde la asignatura de japonés es obligatoria (el resto presenta opciones). Joel transmitió su convicción de que, a pesar de que al principio, la cultura puede ser agobiante, uno aprende a ganarle cariño y, además, estando solo en Japón uno aprende a vivir por uno mismo. 

Experiencia Personal

La bióloga y secretaria de Monbuchile, Ruby Valdivia, quien realizó un Posgrado en Ingeniería Genética, relató su experiencia personal en Japón. “Con el proyecto, hay que apelar a la Embajada de Japón en hacer crecer la interacción y entregar conocimientos y desarrollos de Japón a Chile y Latinoamérica”, dijo la exbecaria. También hizo hincapié en lo diferente que pueden llegar a ser ambas culturas (“una cultura inversa a la nuestra”) en aspectos tan detallados como son la forma de estornudar o de comer, y en que el éxito no depende sólo de los conocimientos de cada persona sino de entregar los resultados esperados, de ser sincero y humilde. De la tolerancia y convivencia se aprende, fue el mensaje de la señora Valdivia. 

 

“Fracasar no es perder, en Japón implica una experiencia”, fue el mensaje que nos dejó la profesora. 

 

Diego Andrade Y.

Marie Reciné B.

Escribir comentario

Comentarios: 0